BIENVINID@S A ESTE HUMILDE ESPACIO



Bienvenidos a este humilde espacio
y gracias por acompañarme en estos sentires
que la vida nos va dejando,
unos reales otros pura fantasía y otros
porque así la mente quiere dejar constancia
de su paso por los caminos que tenemos
recorridos o por recorrer



domingo, 10 de mayo de 2009

CARTA PARA MIS HIJOS, PARA UN FUTURO



CARTA PARA MIS HIJOS, PARA UN FUTURO ESPERO QUE LEJANO


Si pudiera evitaros el sufrimiento, si pudiera hacer que en vuestros corazones solo hubiese amor y alegría, estad seguros de que lo haría.

Como ser humano que soy, cometo errores, los cuales procuro enmendar, pero una vez efectuados estos, siempre gravados ahí están.

Veo vuestro sufrimiento y me lo trago como si de una cucharada de aceite de ricino se tratara, para no agravaros más, y hago lucir una sonrisa, para iluminar vuestras hermosas caritas. Ya que no quiero que por mí, tengáis que sufrir ni un solo día, más.

¡Ay! Si pudiera cambiar esos días en que todo se ve de color gris, ¡Ay! Si os pudiera hacer siempre reír.

Pero por desgracia no depende de mí, yo solo a vuestro lado puedo seguir procurando aliviar el pesar y la angustia que algunos días os puedan aquejar.

No penséis que todo se acaba aquí, tampoco penséis que nada tiene remedio, pues en esta vida, hay cabida tanto para lo malo como para lo bueno.

Los días malos, los guardo en un cajón bien profundo (aunque ya son varios cajones los que acumulo), no me olvido de esos momentos, simplemente es que vivo el hoy, este presente que minuto a minuto me da fuerzas para haceros a vosotros un poquito más fuertes. De los días maravillosos nunca me olvido, y estos, los revivo continuamente pues ellos son mi fuente de vida.

En ellos estáis vosotros, siempre presentes, el día de vuestro nacimiento (maravilloso momento e inolvidable), vuestras primeras palabras y vuestros primeros pasos (¡que delicia el recordarlos!) Casi cada día tengo mil y una anécdotas que explicar, y vosotros os reís, al oírlas contar.

Y… ahora veo, que de otras dichas, sustentáis mi alimento,me proporcionáis la vida, como hice yo, para que vierais vosotros tantas maravillas.

Tenéis que ser gratos ante la vida, honrados, y responsables, saberle sacar provecho a las peores situaciones, pues ahora os sigo acompañando, pero llegará el día en que deje de guiaros, siempre me tendréis cerca, pero pocas serán luego las respuestas que os pueda dar, ya que desde el otro lado, nada se ve ni se entiende igual.

No penséis en ese momento, si Dios lo quiere, aún tardará mucho en llegar, pero es bueno que sepáis que os tendréis que saber a él, afrontar. No dejéis que os asusten las situaciones graves, cuando estas lleguen, pensad en aquel dicho: “No hay mal que mil años dure, ni cuerpo que lo resista”.

Sé, que vosotros siempre me queréis ver sonreír, y que estas lágrimas a veces absurdas no aparezcan en mí…pero recordar mis niños, que yo soy feliz, por contarcon vuestro amor, con vuestro cariño y con ver que os ronda la felicidad día a día.

Esa puerta, nunca la cerréis, por que por gris que amanezca el día, siempre podréis ver un rayito de luz que haga que parezca que se convierte en un bello y tímido azul, dando ilusión y esperanza a lo que quede por venir.

No penséis tanto en mí, y empezad a profundizar más en vosotros mismos, que aunque me veáis así, aún no tengo el corazón tan roto, y tengo muchas ganas de seguir junto a vosotros.

Este corazón mío, es fuerte y tiene cabida para todo, él sabe sacarle partido lo mismo aún día tonto que al día más maravilloso, y mientras siga latiendo con esta fuerza, estará junto a vosotros, no dejaré que la peor de las tormentas arremeta contra él, lo seguiré haciendo fuerte, hasta que ya no me necesitéis.

¡Ay!, si yo pudiera cambiar las nefastas situaciones de la vida, no solo para vosotros existirían los días gloriosos, sino que serían días para todo el mundo maravillosos.

Nunca recordéis mis lágrimas, solo recordad mi amor hacia vosotros, y pensad en mí como lo que soy, la madre que os dió la vida, que luchó para daros todo aquello, que creí que merecíais y que a mí manera soy feliz, aunque ya las primaveras no huelen igual para mí.

Pero en el jardín privado de mi corazón, hay tres magnificas flores, estas florecen y crecen cada día, y son las que hacen que este loco corazón salte con fuerza y alegría.
Os quiero mucho, vidas mías.

CUORE
DERECHOS RESERVADOS

2 comentarios:

Rocío dijo...

Tus hijos tienen una madre grandiosa, la carta me da pena y me emociona.

Ehhhh que todavía tienes mucha guerra que dar amiga.

Besos

Rocío

CUORE dijo...

Hola mi amix querida,
gracias por estar presente, en estas letritas

eso espero, jejeje, seguir dando guerra y muchaaaaaaaaaaaa

te quiero mucho mi cielito lindo